Buscar
  • Antonio Flores. ONE UP

Blockchain, Cambiando las reglas del juego


¿Recuerdas cómo cambió la llegada de internet el mundo tal y cómo lo conocíamos?

¿Imaginas más de 450 Millones de empleos siendo reemplazados por esta tecnología que está arrasando de manera silenciosa en la sociedad?.


Hoy en ONE UP os damos unas primeras nociones sobre BLOCKCHAIN y de sus aplicaciones en nuestro día a día.

El Blockchain es una tecnología que permite la transferencia de datos de una manera completamente segura gracias a una codificación muy sofisticada.

El Blockchain contribuye a una gran novedad. Y es que esta transferencia no necesita de un intermediario que compruebe y apruebe la información, sino que está distribuida en diversos nodos independientes entre sí que la registran y validan. Así, una vez que la información es introducida no podrá ser borrada, solo se podrán añadir nuevos registros. Además, no será legitimada a menos que la mayoría de ellos se pongan de acuerdo para hacerlo. Esto último se considera misión imposible.

Blockchain es la tecnología que surge junto a Bitcoin con un espectro de posibilidades cada vez más amplio. Si bien Bitcoin fue planteado como un método de pago punto a punto, respaldado por una red de procesamiento descentralizada y una solución lógica al problema del doble gasto, se descubre años después que su tecnología puede servir para desarrollar no solo dinero digital, sino todo tipo de aplicaciones.

Inicialmente, la primera gran aplicación en revolucionar el ecosistema fue la de los contratos inteligentes desarrollados en Ethereum. Estas direcciones de blockchain programadas para actuar de forma automática e inteligente cuando se les transmite un comando están siendo utilizadas por sectores empresariales de todo tipo: el manufacturero, el energético, de transporte, financiero, lúdico, de entretenimiento, y hasta por desarrolladores de Internet de las Cosas.

Al ser Bitcoin una tecnología de código abierto, muchos desarrolladores informáticos replicaron el protocolo de esta red para, con algunas modificaciones, desarrollar nuevas plataformas con aplicaciones y usos específicos.

Bitcoin es la plataforma madre del concepto blockchain. Se trata de una tecnología basada en el intercambio punto a punto (P2P) que prescinde de autoridades centrales o bancos para procesar y aprobar las transacciones, además de emitir los bitcoins de forma matemáticamente controlada. Es la primera criptomoneda. Todos los proyectos subsecuentes se inspiran de esta red para elaborar sus redes con características propias.

Bitcoin es la criptomoneda más aceptada en los mercados y la de mayor valor, con un ascenso meteórico de su precio desde su creación en 2009. Es utilizada para comprar y vender otras criptomonedas, así como respaldo de valor, figurando como oro digital; aunque en años recientes su dominancia se ha visto disminuida debido a la expansión del mercado y crecimiento de otros criptoactivos.


¿Cómo funciona el Blockchain?





¿Pero que más usos vamos a ver en breve con el Blockchain?


Consorcio R3: las propias entidades financieras que muchos tratan de reemplazar con bitcoin o Ethereum han creado el consorcio R3 para averiguar cómo aprovechar la cadena de bloques en los sistemas financieros tradicionales. Uno de los primeros problemas de la aplicación de este esquema es el anonimato que proporciona el diseño de la cadena de bloques, algo que han resuelto con el llamado "libro de contabilidad autorizado" ('permissioned ledger'), una variante muy peculiar de la cadena de bloques de bitcoin, por ejemplo, que sí que identifica a los usuarios que añaden bloques y que hace que las transacciones del sistema solo puedan consultarse por ciertas partes.


Bancos y entidades financieras que están investigando la aplicación del Blockchain en sus empresas




Registro de propiedades: el gobierno japonés ha iniciado un proyecto para unificar todo el registro de propiedades urbanas y rústicas con tecnología de cadena de bloques, lo que permitiría contar con una base de datos abierta en la que se pudieran consultar los datos de las 230 millones de fincas y 50 millones de edificios que se estima existen en el país asiático. En Dubai están planeando algo muy parecido.


Pagos en el mundo real: una startup llamada TenX ha creado una tarjeta prepago que se puede recargar con distintas criptodivisas para luego pagar con ella en cualquier sitio como si esa tarjeta tuviera dinero convencional, sin importar si ese establecimiento acepta o no este tipo de monedas virtuales.


Carsharing: la empresa EY, subsidiaria de Ernst & Young Global Ltd está desarrollando un sistema basado en la cadena de bloques que permite a empresas o grupos de personas acceder a un servicio para compartir coches de forma sencilla. El llamado Tesseract permitiría registrar quién es el propietario del vehículo, el usuario de ese vehículo y generar los costes basados en el seguro y otras transacciones en este tipo de servicios.


Identidad digital: los últimos y gigantescos fallos de seguridad y robos de datos han hecho que la gestión de nuestras identidades se convierta en un problema muy real. La cadena de bloques podría proporcionar un sistema único para lograr validar identidades de forma irrefutable, segura e inmutable. Hay muchas empresas desarrollando servicios en este ámbito, y todas ellas creen que aplicar la tecnología de la cadena de bloques para este propósito es una solución óptima.


Música: aunque hay críticas que afirman que esta opción no tiene validez, hay quien afirma que la distribución musical podría sufrir toda una revolución si se lograra implantar un sistema basado en la cadena de bloques para gestionar su reproducción, distribución y disfrute. La mismísima Spotify está apostando fuerte por su propia cadena de bloques.


Servicios públicos/gubernamentales: otro de los ámbitos más interesantes de la aplicación de la cadena de bloques es en los servicios públicos que podrían presumir así de una transparencia absoluta. Las áreas de actividad son múltiples: desde la gestión de licencias, transacciones, eventos, movimiento de recursos y pagos, gestión de propiedades hasta la gestión de identidades. De hecho el robo masivo de datos en Equifax han hecho que algunos propongan la sustitución de los números de la seguridad social en Estados Unidos con un sistema basado en la cadena de bloques.


Seguridad social y sanidad: aunque se podría englobar dentro de los servicios públicos mencionados, la sanidad pública podría sufrir una verdadera revolución con un sistema de cadena de bloques que sirviera para registrar todo tipo de historiales médicos y resolver uno de los problemas clásicos de la gestión de la sanidad.



Es el momento de adaptarse tecnológicamente y aprovechar las oportunidades que los avances actuales que están cambiando el mundo que conocemos nos ofrecen.

Estamos ante un nuevo paradigma, el mundo está evolucionando y los avances tecnológicos nos brindan oportunidades de negocio.


Nos vemos en ONE UP!!




Un saludo y buen negocio



Antonio Flores Zamora.

Team Leader ONE UP


0 vistas0 comentarios

© 2021 Creado por ONE UP